EMESA pone en marcha acciones de Responsabilidad Social

EMESA pone en marcha acciones de Responsabilidad Social

Se trata de proteger la salud, el empleo y los salarios de sus colaboradores, preservar la cadena de valor de sus proveedores y colaborar en el cuidado preventivo de la población mediante la entrega de 10.000 tapabocas en todo el territorio provincial.

En el contexto actual de aislamiento social obligatorio por el COVID-19, el rol fundamental de la Responsabilidad Social, en la mayoría de las empresas, pasa por la protección del empleo y salud de su personal. Algo sumamente complejo en momentos donde la economía está paralizada y la incertidumbre es elevada en la mayoría de los sectores. Poder mantener los puestos de trabajo hoy es esencial.

La Empresa Mendocina de Energía (EMESA) determinó la modalidad de teletrabajo desde el 16 de marzo, incluso antes de la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno Nacional, priorizando ante todo la salud y bienestar de sus colaboradores. Así, se comenzó a reorganizar el trabajo mediante el uso de nuevas tecnologías específicas para el home office, fortaleciendo las relaciones internas, acompañando al personal y reorganizando prioridades.

Así, una de las prioridades mencionadas es mantener la planta de personal completa y sus salarios totales. Se trata de una acción que implica un esfuerzo mancomunado y de máxima responsabilidad de los directivos para con sus empleados.

Por otra parte, hacer foco en las cadenas de valor y suministros con la idea de colaborar los proveedores en lo inmediato. En este sentido y en coherencia con esta responsabilidad social se ha ido cumpliendo con los compromisos de pagos a proveedores según lo previsto.

Post pandemia, quizás el mayor desafío en materia de Responsabilidad Social sea la necesidad de replantearse y reinventarse en base a la cooperación y las alianzas público privadas para atender prioridades y reactivar la economía.

Respecto de acciones solidarias con la comunidad, EMESA adquirió 10.000 tapabocas, que se están poniendo a disposición de la población en los próximos días. Son tapabocas descartables, biodegradables, seguros porque poseen la consistencia suficiente para evitar el traspaso de partículas virales. Además, permiten una respiración tolerable, cumplen las normas de barrera Covid 19 y duran hasta 12 horas de uso.

Unos 5.000 tapabocas se entregaron al Ministerio de Seguridad para ser distribuidos en las 6 distritales de los 18 departamentos de la Provincia, a través de los puestos fijos de control (al menos 2 por departamento) y a las personas detenidas de manera transitoria para que transcurran sus horas en las comisarías con la protección adecuada.

Mientras tanto, las otras 5.000 unidades se distribuirán a través de la Dirección General de Escuelas (DGE) con la logística de entrega de alimentos y materiales didácticos en sus delegaciones, abarcando parte de la comunidad educativa (docentes, celadores, estudiantes) de los sectores más vulnerables de la Provincia.

En cuanto a fortalecer y colaborar con la cadena de valor, EMESA desarrolló esta iniciativa con una empresa local para realizar los tapabocas, la cual se encontraba en cese de actividades debido al aislamiento social obligatorio.

Una vez finalizada esta crisis sanitaria, el compromiso de EMESA implicará repensar el modo de relacionamiento, las acciones y las necesidades de la sociedad sin perder el foco de la materialidad de la organización, colaborando a la reconstrucción y fortalecimiento de la sociedad.

 

2020-05-05T20:30:31+00:00