EMESA recuperó un yacimiento de gas para generar energía eléctrica más limpia

EMESA recuperó un yacimiento de gas para generar energía eléctrica más limpia

La Empresa Mendocina de Energía reactivó Calmuco en Malargüe, un pozo de gas abandonado hace décadas. Produce energía eléctrica para abastecer a la comunidad con recursos propios y de última generación de Producción Distribuida de Gas Natural Licuado (GNL). Además, asegura otro importante beneficio: el aumento de las regalías para Mendoza.

EMESA logró poner en marcha Calmuco. Ahora extrae, licúa en el lugar para obtener Gas Natural Licuado (GNL) y lo transporta por un Gasoducto Virtual: sin tuberías, utilizando camiones.

Esta innovadora operación se realiza con tecnología desarrollada por Galileo Technologies, la cual ahorra los altísimos costos, permite reducir emisiones y optimiza el transporte, conectando puntos extremos del territorio provincial, donde no existe infraestructura. De esta manera, EMESA se posiciona como un jugador clave en el sector energético provincial y proyecta a la Provincia como líder en innovación en energías limpias.

En este sentido, el rol público privado toma una impronta relevante para generar valor en la cadena de producción de energías limpias, trabajo y acceso a los servicios básicos para la comunidad. Estas empresas con su desarrollo mancomunado producen un servicio esencial: energía con menos emisiones mediante un Gasoducto Virtual de GNL y desde pozos no conectados, un proyecto pionero en Argentina.

Cabe destacar, que además EMESA logró la integración vertical en la cadena valor del gas. Calmuco nace de una planificación estratégica como un proyecto apéndice de la Central Térmica Anchoris (en Luján de Cuyo), que a su vez produce energía eléctrica capaz de abastecer a 125 mil hogares.  Su materialización implica todo un hito: es la primera vez que la Empresa Mendocina de Energía pone en producción un área que es 100% propia.

“Esta integración vertical cierra la integración de la cadena de valor del gas, porque estamos generando electricidad, un producto de la canasta básica energética, a partir de un recurso primario. Esa energía eléctrica luego es volcada en la red de Mendoza para llegar al usuario final. Esto suma energía para Mendoza”, explicó el Presidente de EMESA, Ing. Pablo Magistocchi.

“Las instalaciones que hemos realizado nos permiten licuar hasta 80.000 m3 diarios de GNL”, comentó el Ing. Martín Angelini, Gerente de Hidrocarburos de EMESA. Calmuco cuenta con un volumen de venta a la Central Térmica Anchoris de 500.000 m3/ de GNL por mes.

“A EMESA le pasaron los derechos del área Calmuco, pero no existían legajos, ni antecedentes y encontramos un informe ambiental de ensayos de gas en 1994, moviendo cielo y tierra. Realizamos las pruebas necesarias para constatar si todavía tenía el gas que se había ensayado en aquella época y encontramos volúmenes similares a los de los legajos. Entonces empezamos con las inversiones, buscamos la demanda (que la tiene la Central Térmica de Anchoris) y comenzamos a licuar gas”, agregó Angelini.

Entre las obras realizadas por EMESA, también se destaca la adecuación de caminos mediante un convenio con Vialidad Provincial, ya que Calmuco queda a 140 kilómetros de la ciudad cabecera del departamento sureño. Además, se acondicionaron las válvulas, la boca de pozo y el terreno para posicionar los equipos.

¿Cómo se licúa y transporta el gas?

Una planta de tratamiento conectada a la boca del pozo acondiciona el gas natural para que el mismo alcance una calidad apta para su consumo. Seguidamente, las estaciones Cryobox reducen la temperatura del gas a -160 °C para que se convierta en un combustible líquido. Es esta última condición la que permite que el gas pueda ser transportado en camiones equipados con isotanques criogénicos. Como no se requieren tuberías para el transporte del gas, el sistema se denomina Gasoducto Virtual.

La logística es prestada por la empresa transportista Andreu, que cuenta con una flota de seis camiones a GNL –los primeros del país- para llevar el gas a la Central Térmica, haciendo la ruta Malargüe-Luján de Cuyo. Estos vehículos a GNL son silenciosos, no emiten contaminantes tales como particulado (PM2,5), óxidos de nitrógeno (NOx) y óxidos de azufre (SOx), y reducen las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales agentes del calentamiento global. En la Central Térmica Anchoris los camiones cuentan con el primer surtidor de GNL nacional, también diseñado y fabricado por Galileo Technologies, para garantizar su autonomía superior a los 1.100 km.

Como resultado, desde el pozo a la Central Térmica, toda la operación reduce huellas ambientales e introduce una experiencia notable para transporte de cargas: el GNL permite ahorrar en subsidios al transporte, cuesta aproximadamente la mitad que el gasoil y genera menos contaminación atmosférica y sonora.

La Central Térmica Anchoris ha utilizado 45.150 toneladas de GNL para producir 278.000 MWh de energía eléctrica desde su puesta en marcha en septiembre de 2019 hasta la actualidad.

Expansión y crecimiento

La idea a futuro es llevar gas a todo el que necesite, ampliar la oferta de gas a las comunidades que actualmente no cuentan con red domiciliaria. De esta manera, EMESA quiere seguir encontrando “Calmucos” que estén perdidos en Mendoza, porque ya incorporó el know how y posee la capacidad para ampliar la oferta de gas, en un país en el cual este recurso escasea. Hoy, a través del gasoducto virtual se pueden monetizar estos activos que posee la Provincia, que se encuentran en desuso para ponerlos en valor.

Con esta apuesta por reactivar los pozos de gas y petróleo, Mendoza se asegura dos beneficios: el aumento de las regalías y el abastecimiento eléctrico para una población en constante crecimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2020-09-14T17:40:59+00:00