Unos 600 docentes y directores de 200 escuelas secundarias mendocinas participarán de un programa impulsado conjuntamente entre Emesa, la Dirección General de Escuelas y Fundación Varkey.

Se trata de una propuesta para fortalecer en 200 escuelas secundarias de Mendoza el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), un método que intenta colocar al estudiante como protagonista de sus propios aprendizajes. El ABP tiene como punto de partida una problemática de interés que convoca a los mismos estudiantes a cuestionar e indagar, desarrollando una actitud investigativa para vincularse de manera genuina con el aprendizaje.

Al respecto, Pablo Magistocchi, presidente de Emesa, sostuvo “estamos comprometidos en promover programas de sensibilización y educación de la ciudadanía en temas relacionados con la energía y el cuidado del ambiente en la construcción de una sociedad responsable y comprometida con la sustentabilidad. En este sentido, iniciamos este camino en el marco de la responsabilidad social, con la confección de unos fascículos de educación en energías para niveles Inicial y Primario en 2016; luego participamos en la confección del Manual “Medio Ambiente y Energía” para Secundaria y organizamos un concurso de cortos audiovisuales para los tres niveles, además de pasantías y becas. También capacitamos a unos 150 docentes en 2017 y 530 más en el 2020 con la Primera Edición de Aprender con Energía Sostenible”.

La propuesta comprende la educación en energía como factor clave para responder a las necesidades de aprendizaje del siglo XXI. Permitirá que estudiantes reflexionen y conozcan la importancia del desarrollo de energía sostenible y el cuidado de lo que tenemos. La iniciativa desarrollará herramientas en los docentes para que ellos puedan impulsar proyectos sostenibles en cada una de sus comunidades.

La formación será virtual y se dictará a lo largo de 11 semanas para terminar en septiembre.

Agustín Porres, Director Regional de Fundación Varkey desatcó que “Muchos docentes estamos pensando cómo despertar el interés de nuestros estudiantes. El Aprendizaje Basado en Proyectos puede representar una buena estrategia porque implica pensar en contexto, empatía y valorar al otro. Implica transversalidad y creatividad.  El ABP desafía a los estudiantes, los involucra y puede prepararlos para desafíos que aún nadie conoce.  Aprender con Energía es el nombre de este programa que volvemos a lanzar hoy, junto a Emesa y DGE, pero también es una manera nueva de aprender, con energía, motivación y propósito”.

La primera edición del programa fue realizada en agosto y septiembre del año pasado e impulsó proyectos en 200 escuelas primarias, secundarias y técnicas que alcanzaron a 7 mil estudiantes de la provincia. A través de un relevamiento, se dio a conocer el impacto de la implementación del Programa en docentes y estudiantes. Al ser consultados, 98% de los docentes participantes consideró que el aprendizaje de la temática fue “Muy significativa” y “Significativa”. Por su parte, el 99% de los estudiantes se vieron “Muy motivados” y “Motivados” tanto por la temática como por la metodología ABP. A su vez, más del 60% de los docentes manifestó que el programa modificó la frecuencia de contacto con sus alumnos.

La nueva edición comenzó el martes 15 de junio en un encuentro de lanzamiento.