El Baqueano, la represa proyectada en los años 80 comienza a concretarse hoy, con la apertura de caminos que estaban intransitables, nuevos estudios geológicos y el concurso para estudios de línea de base ambiental. Así, ya está en marcha el proyecto que sumará un nuevo reservorio de agua, 150 megavatios de energía limpia y un polo turístico para el Sur Provincial.

Acompañados por el Presidente de la Empresa Mendocina de Energía, Pablo Magistocchi, y el Gerente de Proyectos Hidroeléctricos de Emesa, Luis Lemos; representantes de 6 empresas recorrieron la zona para adentrarse en las condiciones de la licitación de estudios geológicos.

La visita se pudo realizar gracias a un trabajo previo de reparación de caminos de acceso por parte de Vialidad Provincial, que además de abrir y trazar nuevas rutas reconstruye un túnel de 500 metros que estaba desmoronado.

“Invertir en hidroelectricidad es una oportunidad para impulsar nuestra economía y generar empleo genuino. Por eso avanzamos con los procesos en torno al dique El Baqueano” afirmó el Gobernador Rodolfo Suárez.

“Volver a poner en funcionamiento la rueda virtuosa de la hidroelectricidad va a generar múltiples beneficios a todos los mendocinos”, aseguró por su parte el Ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié.

La represa, que sumará 150 megavatios de energía limpia al Sistema Interconectado Nacional, fue proyectada en la década del 80 como parte del circuito de diques del Diamante en San Rafael, pero nunca se concretó hasta ahora.

Emesa decidió encarar nuevos estudios antes de poner en marcha la obra. Estos estudios geológicos permitirán ajustar los últimos detalles de ingeniería para una obra que tendrá el túnel más largo de Argentina, que llevará el agua hasta la sala de máquinas. Estos estudios se concretan gracias al Fondo Fiduciario del Plan de Infraestructura Eléctrica de Alta Tensión de Zonas Aisladas y en Desarrollo (FOPIATZAD).

Asimismo, dos empresas presentaron la documentación para el llamado a concurso público para los estudios de línea de base ambiental, por lo que El Baqueano continúa avanzando en los pasos necesarios para convertirse en una nueva obra que genere empleo, energía y desarrollo para Mendoza.