Luego de la reactivación del yacimiento Vega Grande, ubicado en el sur provincial a 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar, Emesa avanzó con una importante operación de trabajo en el área.

Para ello, se contrató un equipo de pulling pesado de la Compañía San Antonio con el objetivo de intervenir el Pozo VG.x-1, el cual había quedado fuera de producción.

Para Emesa esto implica un hito, considerando que es la primera vez que lleva un equipo de torre a este yacimiento luego de la puesta en marcha y que cumple con el compromiso presentado en Mendoza Activa I.

Durante el proceso de intervención se cambiaron varillas de producción, bomba y se realizaron mejoras en la infraestructura disponible. Con ello, se logró poner nuevamente en producción el pozo.